Pages Menu
TwitterFacebook
Categories Menu

Agregado el 27 Ago. 2017 en

Sergio Ernesto Ríos
Nacimiento1981
IdiomaEspañol
CiudadToluca
Provincia
PaísMéxico
En el FIPREdición 25
Sergio Ernesto Ríos

Sergio Ernesto Ríos

Publicó Quienquiera que seas (FOEM, Toluca, 2015), Brazuca (Palacio de la fatalidad, Guadalajara, 2015), Obras Cumbres (Bongobooks, Querétaro, 2014), La czarigüeya escribe (Editorial Analfabeta, Monterrey, 2014), en coautoría con Diana Garza Islas, Muerte del dandysmo a quemarropa (Universidad Autónoma de Nuevo León, Monterrey, 2012) y Mi nombre de guerra es albión (Fondo Editorial Tierra Adentro, Ciudad de México, 2010). Tradujo del portugués, entre otros libros, Bruno Brum a ritmo de aventura de Bruno Brum (Palacio de la fatalidad, Guadalajara, 2017) y la antología de poetas brasileños nacidos en los ochentas Escuela Brasileña de Antropofagia (Kodama Cartonera, Tijuana, 2011). Tradujo del inglés, con Diana Garza Islas, Una noche, senté a Donald J. Trump en mis rodillas/Y otras teorías estéticas del siglo XXI (Oficina Perambulante, La Plata, y Palacio de la Fatalidad, Guadalajara, 2017), a partir de un ejercicio de Chris Rodley. Imparte los talleres de poesía latinoamericana Periferia de Escribidores Forasteros en la Ciudad de México y Toluca. Trabaja en la librería Mi Primer Día en el Salón de la Fama. Es becario del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes.

 

 

Amapolaman

Amapolaman en una vacuna de zarzas helicoidales soñando a papá veraceae, el padre de la verdad. Amapolaman entre una parvada de centauros y látigos y chimeneas, a solas, o desde el cielo, la ciudad es una monógama chimenea de monóxido de carbono. Amapolaman el nunca esqueleto de adamantium, el nunca rayos gamma, el nunca araña radioctiva, el nunca espinaca.

Queridos amiguitos, los rayos gamma son los hermanos más jóvenes de nuestro hermano mayor el sol, son sus brotecitos, sus retoños, hijos-sobrinos, ¿conocen otros famosos hijos-sobrinos? así es: Pato Donald y Hugo, Paco y Luis. El sol es un Pato Donald, también es mezquino y quisquilloso, y con esa voz de caracol en sal, ¿alguien entiende al sol? ¿Alguien hace todavía maldades con insectos, cuáles son sus favoritos? ¿Los rayos gamma son el origen de canguros verdes pigmeos con brazos de motosierra y nariz de lengua de rana y pendulares orejas acebradas y ojitos procelosos en la costa de Christchurch?

Amapolaman canta a la ornitología de los planetas. Amapolaman la transcarreterasónica. Amapolaman y dos minutos de tábanos adentro de una máscara antigás de la primera guerra mundial.

El himno de Amapolaman es igual a dos minutos del mañana.

Vi a Amapolaman galopar la Fernsehturm como su verdadero centauro o verdadero yo desde siempre, desde Guillermo Segundo de Alemania.

Amapolaman, un mono de cierzo, antropohálito.

Amapolaman dibujado por Daniel Johnston: el Capitán América y su hijo de pecho, Satanás, son derrotados en un concurso de vencidas, en un bar de Texas. Satanás convertido en escotilla. Satanás convertido en meadero. Satanás convertido en destapacaños. Capitán América el fofo silabario de párvulos protonazis. Capitán América el silbidito adiposo de barras y estrellas, de aves de cadalso. Capitán América, el correcaminos guardián de misiles no tripulados. biiii biiiiiiiiip. Cuenta regresiva. Un tiovivo. Un pianito psicótico. Golosinas en forma de torsos ulcerados. Cuenta regresiva a cero. Amapolaman, su verdugo. se abre la nuca el bebé de la 666.

Amapolaman amado por la kgb, amado por los fontaneros ítaloasiáticos de sensei miyamoto.

Amapolaman en el sueño de una cobija voltaica, por diez mil años.

Amapolaman es el único que rescataría al hombre bañado en ácido muriático que embiste robocop en su patrulla taurus 1987.

Salve. 

 

 

Los cuellos de una turba de mandrágoras figuran el bosque

Cuando digo bonito digo serrucho que usan los esquimales,

últimos colaboracionistas de esa porción de unicel

llamada contestador automático.

 

Bonito es un volcán (de unicel)

y tú la sesión completa de ciencia ficción

que significa anticiparse, estas son mis novelas de anticipación.

 

En este mundo El Maestro del Valle del Demonio, en este mundo en este valle de múridos,

en este valle en este bulbo, seriamente cauterizado, en este mundo, en este valle de acelgas

desocupadas por una ginecología abisal, ¿cuándo te veré de nuevo?

 

Un cefalópodo untado de porcelana sobre la luna ecuestre

y todos los cernícalos y la palabra enthiran

que fue hecha para tu memoria, cuando visitamos las brujas sueltas,

sus incidentes de flores, la posibilidad de una travesía donde el vehículo que nos lleva a la Luna

es un mecanismo similar a la paloma de Arquitas.

Pelicanosis, dije. De esa escopeta cuelga un corolario.

La escopeta, el terrorizador, el trotalobos,

la calabaza nacida en el columpio,

la princesa de Éboli acurrucada en su alcándara.

Leopoldo o Juan de La Cosa.

 

Plinio el Viejo: las abejas son cebras amarillas,

las cebras son abejas sin alas y sin tecnicolor,

la miel de las cebras, la miel de las cebras,

la abeja que es una cebra bonsái.

 

 

Mi nombre de guerra es Albión

quiero ser original

 

saltar los endimiones

los dicotiledones

los dípticos egipcios

los tableros con cabezas de rinoceronte

correr por donde apuntan sus hocicos

 

como soy un gran artista pido los mayores decibeles

yo me entiendo:

levas micotelepáticas

lapos frigomesiánicos

 

 

esta es la vieja escuela

y entra en una punta negra

 

sólo de lógica extraordinaria

 

 

 

amárrame las manos

impide que aniquile

el odio y el riñón del francés

el feto que enterramos bajo un árbol

 

 

 

el bósforo pasa como un escuadrón de la muerte tendido entre dos catres

 

 

 

 

desde una línea de demolición

 

ella es santino y fredo shemales caminando como androides sobre repisas naranjas esos días cuando el cielo es una envoltura plagada de reflectores carmesí una involución una manera de llegar al final del baile saltar como un ornitorrinco moverse con ortopédicos dentro de las piernas y los pies rocosos por químicos de cierta energía que tambalea de lado a lado pero esto sólo existe en la quijada como un puñetazo cinco veces mayor a una esfera de acero el ojo tokio de siete a nueve el ojo tokio como una quilla que confunde una cosa y otra tan sólo mirando murciélagos que se incineran en las nubes la música demasiado gastada de afilador no sé qué haré con el tokio que llora en alguna parte es un vuelo cardinal es una estrella de junco de utilería que se expulsa ella dirá princesa buenos días fredo rompiste mi corazón feliz año sólo leo libros para sanar el alma libros que me adentran en mis vidas pasadas badajos que me gustaría ver en un arreglo floral somos un clan tóxico faunos elásticos alrededor de tu vestido la propaganda que silba un fumigador aficionado al megalítico

 

 

 

 

 

esta canción se llama lo que pido de ti

un catafalco alumbrado por moscardones que se derraman como un largo eclipse

eso que existe en una corona de oscuridad

la cabeza en el mástil

los pies sobre los vidrios

árboles que sacuden pequeñas cimitarras

tiza celeste

el libro en que repruebas la misericordia del elefante africano

la tierra plana

la sombra instrumental por el jardín ceñido

 

 

 

 

voy al no tokio rent

voy a las tres puertas

voy a la película muda de un avispero de gitanos

 

la noche es un acoso de azogue y perlas nítidas

la niña arsénica en cabellos rojos sobre la rama

 

 

un valium por favor

un ciento de nomenclaturas de embriones

mi nombre de guerra es Albión

 

 

Muerte del dandysmo a quemarropa

1. Usted es un especialista en excursiones al infierno.

2. Lo que lleva escrito equivale a un doble registro de nacimiento y defunción.

3. Cuántas flores retóricas pone sobre su tumba.

4. Se resiste a la luz y la genera, en la dirección de uno de sus más breves y contundentes versos es una “sobre-ausencia”. Un graznido en un guante de seda.

5. Quiere cantar una canción iluminada por el sol, soltar las velas sobre los mástiles en el aire, soltar los tigres y leones en los patios.

6. Se trata de la muerte del dandysmo a quemarropa, avispas con peluca y jirafas tripulantes en paracaídas.

7. La gente prefiere leer su horóscopo en cajas de cerillos.

8. Lo siniestro puede ser condecorado.

9. La poesía es un crimen que no puede realizarse sin cómplice.

10. La poesía es un hospital donde cada enfermo está poseído por el deseo de cambiar de cama.

11. Si exprimiéramos el cerebro de un poeta el líquido obtenido semejaría almíbar al lado de la hiel que segregan algunas tristezas.

12. Cuando comparo mis poemas con los suyos me da la sensación de estar en un triciclo de pedales al lado de la turbina de un avión.

13. Es una catástrofe en ningún lado.

14. El último pensamiento es transformarse en un ruido, en un enorme cuarto oscuro, un cuarto lleno de ruidos.

15. Es la puerta que permanece cerrada.

16. Es un literato natural: tiene la espontaneidad de un esquimal muerto en un iglú.

17. También el uso aristocrático de las palabras puede ser condecorado.

18. El poema es la cabeza de un luchador de sumo que no se decide a bajar la resbaladilla.

19. Los poemas son como diminutas madres-topo desfallecientes dando a luz en una isla que en ese instante declara una ley para exterminar a las madres-topo y sus crías.

20. Se me figura la llamada de un extraterrestre desde una cabina telefónica pidiendo la dirección de una clínica para desintoxicarse, aunque en realidad se trata de una transmisión telepática completamente silenciosa y nadie lo advierte.

21. Pienso en el emperador de “El traje nuevo del emperador” agazapado en la torre de un palacio invisible.

22. No me canso de leer y releer su prosa-en-abismo. Muy debajo de la línea del silencio hay una cosa vecina de los brotes del inconsciente.