Pages Menu
TwitterFacebook
Categories Menu

Agregado el 27 Ago. 2017 en

A. Morales Cruz
Nacimiento1952
IdiomaEspañol
CiudadPanamá
Provincia
PaísPanamá
En el FIPREdición 25
A. Morales Cruz

A. Morales Cruz

Publicó los libros de poesía El círculo, la grieta (Fundación Cultural Signos, Panamá, 1999) y Cómicas de Berlín (Ediciones Poematón, Panamá, 2011). Además publicó el libro de cuentos Lejanos parientes indecentes (Cuadernos Marginales, Panamá, 2007).

 

Inéditos

 

video 1/6

miro un video, una tarde en que llovía sobre mi perro

hay sobre la mesa dos latas vacías

cuando me fijo bien, por la pantalla un guardia de seguridad
explica como lava los platos sucios

como lo tratan en casa los domingos
porque los lunes no existe
y aparece la palabra fin

mi perro apaga su lluvia que lo ha estado saciando
y me hace aprender de él cosas de piyamas

es tarde, dormir viene a mi frente

 

 

realidad 4/6

cuando escribo un poema
estoy en el poema con una mujer desnuda
cuando estoy en el poema observo que estoy detenido
en la subestación y un policía fuma afuera
yo veo al poema limpio subir por sus pantalones
de un Everest proscrito
creo que piensa en sus deudas
y el humo ahora le sale por los bolsillos

es tarde y este asco de estar aquí
donde escribir un poema es tan desolado
sin la suerte de poder huir
aun si mi casa fuera real

 

 

historia 5/6

el camino que cruzo
es negro
se dobla
derrite
sal

la historia del poeta es
larga
trunca
plato
aseada

los libros se han metido en su boca

oxígeno
luciérnaga
camas
horno

el calor hoy de las casas
entre las puertas cerradas
que veo todos los días cuando miro hacia atrás
tal vez me guste recordar que abrirán

 

 

estaba 6/6

estaba la hora exacta del gol errado

estaba colgado al capataz
‘suspendida hoy la merienda’

estaba la foto en el poste:
‘mascota perdida de dos años’
es una pequeña semilla de manzana

estaba en la boletería del teatro
‘la canción a diez centavos’
una obra sobre los elementos de la locura

estaba una bomba en tu puerta con su delantal u odiosa

estaba el tedio de un auto sedan
sucio por la lluvia que acaba de pasar

estaba por eliminar esta última línea
pero se coló por el techo una mosca
grande
desaseada y con hambre y con gritos:
no me lleven!

estaba el viejo dilema de arrebatar una vida
sin dejar siquiera una brizna de lectura eterna

estaba. estaba a punto de ocurrir que a este texto le fuera
creciendo una pistola

 

 

osos 7/6

ya nos empezamos a limpiar
y ya te veo doble

en esta cama donde un universo
con patas de mesa
chorrea todo el jugo de almendras
de tu vaso a tus piernas
que salieron de prisa por una puerta
rajada
sin picaportes
porque eso acostumbran hacer
las alcobas llenas de mosquitos
en el plato de frutas
o en la caja que duermen las facturas y las medicinas

arriba donde descansa un óleo
y se ven dos jarrones y una pera

voy a tender la mesa, dijiste
al ponerte las medias azules

en la cama aun los zumbidos
progresan la medianoche

nada por si mismo nos llega
solo acontecen plurales vistas de enemigos forzando la puerta
del baño
a que entren esos osos

 

 

correr  9/6

qué se querrá al escribir poesía
un poema?
ir hacia la tienda de noche tarde

correr.  solo correr.
ron
y algún
hábito de fumar un poco

correr

rodeando el parque
la iglesia
esa calle que ignora que pasa un auto

y es luz, pura luz de tarde profiriendo…

correr
otra vez correr
por ese campo durante dos siglos
y no va existir otra razón
que un poema existiendo en cierto baldío

 

 

verdad  10/6

el poeta dice lo que puede de lo que es…
lo que dice, en verdad lo dice?
o es una exageración para encontrarnos
tu  yo la maestra tu tía el chofer
el banco el candidato el jefe
detrás de la iglesia y revisar nuestras
perversiones dentro de esa línea
del horizonte

o donde velan a los deportistas y
toda la nación llora ese momento

los periódicos y los vendedores
no saben cómo ocultar la fila de llantos
de experiencia bancaria

las heladerías cierran
las fondas cierran
también cierran sus piernas
las

en el fondo,
es cuestión de experiencias con la luna

los perros comienzan a dormirse

el cansancio del día cae en su charco