Pages Menu
TwitterFacebook
Categories Menu

Agregado por el 26 26UTC julio 26UTC 2016 en Poetas, Portada

Rae Armantrout

Rae Armantrout

Nació en 1947 en Vallejo, California, Estados Unidos. Ha publicado hasta la fecha catorce libros de poesía, entre ellos Versed (2009), ganador del Premio Pulitzer y del National Book Critics Circle Award. Su trabajo ha sido recogido en numerosas antologías, como por ejemplo The Open Door: 100 Poems, 100 Years of Poetry Magazine (2012) y The Best of the Best American Poetry (2013). Ha obtenido varios premios, incluyendo una distinción de la Foundation for Contemporary Arts en 2007 y becas de las fundaciones Guggenheim (2008) y Rockefeller (2014). Actualmente se desempeña como profesora de Poesía y Poéticas en la University of California, San Diego. En 2015 las editoriales Zindo & Gafuri, de Buenos Aires, y Kriller71, de Barcelona, publicaron Necromancia, una antología bilingüe de la poesía de Armantrout con selección y traducción de los poetas argentinos Patricio Ginberg y Aníbal Cristobo.

Versiones de Aníbal Cristobo y Patricio Grinberg

de Just Saying (2013):

Mi apocalipsis

Una mujer me escribe para preguntar
hace cuánto tiempo estoy
con mi apocalipsis.

Qué me vas a dar
si te lo digo?

Un pez de origami
hecho con un billete de un dólar.

Después del apocalipsis,
todos vamos a estar en una banda.

Vamos a entendernos
perfectamente.

“Está todo bien” y

“No importa”.

“Dejarlo” que no signifique
nada.

Una ciclista gorda, deteriorada
con orejas de conejo
y una remera teñida
dice “Zoom”
mientras pasa sin pedalear

My apocalypse: A woman writes to ask/ how far along I am/ with my apocalypse.// What will you give me/ if I tell?// An origami fish/ made from a dollar bill.// After the apocalypse,/ we will all be in a band.// We will understand each other/ perfectly. • “I t’s alright” and// “I t doesn’t matter.”// L“it” stand/ for nothing. • A weathered, fleshy bicyclist/ wearing bunny ears/ and a tie-dyed shirt/ says “Zoom”/ as she coasts past

 

de Money Shot (2011):

Plegarias

1
Rezamos
y la resurrección sucede.

Aquí están los jóvenes
otra vez,

criticando y riéndose con malicia,

agitados
como un teléfono cuando suena.

2
Todo lo que pedimos
es que nuestro pensamiento

prolongue el momento, identifique objetivos.

La presión
en mi espalada
aumenta hasta ser reconocida
como dolor.

Los triángulos azules
en la alfombra
se repiten.

Enseguida,
una discusión
sobre los usos
de la tortura.

El miedo
a que todo esto
termine.

El miedo
a que no.

Prayers: 1 We pray/ and the resurrection happens.// Here are the young/ again,// sniping and giggling,// tingly/ as ringing phones.// 2 All we ask/ is that our thinking// sustain momentum,/ identify targets// The pressure/ in my lower back/ rising to be recognized/ as pain.// The blue triangles/ on the rug/ repeating./ Coming up,/ a discussion/ on the uses/ of torture.// The fear/ that all this/ will end.// The fear/ that it won’t.

 

de Versed (2009):

Esfumado

Y qué si me calentara con palabras aparentemente inocentes
como “esfumado”, “meñique” o “extrapolar”?

Y qué si manipulo la conversación con la esperanza de que
otros pronuncien esas palabras?

Tal vez la emoción proviniera del modo en que otra persona
las toque suave y descuidadamente con su lengua.

Y qué si “de” fuera un punto sensible?

“Esfumado de arbustos.”

Y qué si hubiera un placer oculto
en llamar a una cosa
por el nombre de otra?

Scumble: What if I were turned on by seemingly innocent words/ such as “scumble,” “pinky,” or “extrapolate?”// What if I maneuvered conversation in the hope that/ others would pronounce these words?// Perhaps the excitement would come from the way the/ other person touched them lightly and carelessly with/ his tongue.// What if “of” were such a hot button?// “Scumble of bushes.”// What if there were a hidden pleasure/ in calling one thing

 

de Next Life (2007):

Dos, tres

Un chico triste y gordo con sombrero de pirata.
Un Ford cobre
largo, viejo, abollado.

Cuántos rasgos
tiene que tener una cosa
para ser singular?

(El eco nos persuade
de que todo lo que decimos
se dijo antes
al menos una vez.)

Dos gordos, pelados
con remeras grises
y bermudas beige

pasean un bulldog pequeño —
seguidos por la mirada
de una tercera persona invisible.

La Trinidad nació
por lo que sabemos
de la simbiosis

amarga de las parejas.
Podemos reducir la tristeza del eco
Sincronizando nuestro hablar?

Es el principio o el final
del verdadero amor
cuando alguien nos da pena
porque nos vemos
en él?

Two, three: Sad, fat boy in pirate hat./ Long, old, dented,/ copper-colored Ford.// How many traits/ must a thing have/ in order to be singular?// (Echo persuades us/ everything we say/ has been said at least once/ before.)// Two plump, bald men/ in gray tee-shirts/ and tan shorts// are walking a small bulldog—/ followed by the eyes/ of an invisible third person.// T he Trinity was born/ from what we know/ of the bitter// imbiosis of couples./ Can we reduce echo’s sadness/ by synchronizing our speeches?// Is it the beginning or end/ of real love/ when we pity a person// because, in him,/ we see ourselves?

 

de The Pretext (2001):

Marca de nacimiento: el pretexto

Querés algo; eso es el pretexto. Recientemente, abandoné la narración de un sueño que se llamaba “Marca”. Podés verla, ya que preguntás.

MARCA

Estoy con tres amigos.
Estacionamos en el centro,
por suerte encontramos lugar

El amigo de mi hijo
le pregunta si dividió
su tarea en tres partes;
por suerte lo había hecho.

De pronto, soy la maestra.
Veo un verso de Milton.
Me alegro de no haberlo corregido;
al principio pensé que estaba mal.

Eso no es muy interesante o sólo es interesante porque es real. Es un sueño real compuesto por tres anécdotas triviales en las que aparecen los mismos elementos: suerte, partes, y adecuarse. Es interesante en la medida en que las divisiones y la adecuación surgen de manera espontánea, sin pretexto. En otras palabras, en la medida en que hay un extraño en mi cabeza organizando las cosas por mí. Por supuesto, dividí el poema en tres partes. Elegí la palabra suerte.

Realmente tengo una marca de nacimiento: una grande y roja en el exterior de mi muslo izquierdo. Cuando yo era chica, mi madre se refería a ella como una “frutilla”, simulando cariño. Era alguna clase de truco? Gracias a ese nombre, la marca nunca fue un problema para mí.

Tampoco me importaba tener tetas chiquitas, aunque en ese caso venían unidos términos negativos. Sin tetas, etc. Pero el género es la marca de nacimiento que siempre me molestó. Cuando yo era chica, Marilyn Monroe era la Diosa del Sexo. Sé que la gente siente afecto por “Marilyn”, pero yo vi algo terrorífico en ella. Brillantemente terrorífico, tal vez. Se convirtió en un lente de aumento sobre el problema. Esas tetas difíciles de manejar apenas unidas por breteles finísimos. Je je. Algo resultaba inadecuado. La voz chillona de una chica nunca podría expresar con claridad todo el problema. Ninguna mente podría acercarse. Entonces sería una extraña para ella misma (y que podría ser más vergonzoso o emocionante)? Se puede tener más suerte? La vimos simular estar simulando estar paralizada bajo las luces de la mirada de esa chica. Es gracioso cómo se puede estar excitada sin adecuarse a nada. Pero me fui por la tangente cuando lo que en verdad quería era tragarme mi propio pretexto.

Birthmark: The Pretext: You want something; that’s the pretext. I recently abandoned a dream narrative called “Mark.” You can see it, since you asked.// Mark// I’m with three friends./ We’ve parked in a lot downtown,/ lucky to get a slot.// My son’s friend/ asks him if he’s divided/ his homework in three parts;/ luckily he has.// Suddenly, I’m the teacher./ I see a line of Milton’s./ I’m glad I haven’t marked it wrong;/ at first I thought it didn’t fit. • That’s not very interesting or it’s only interesting because it’s real. It’s a real dream composed of three banal vignettes in which the same elements appear: luck, parts, and fit. It’s interesting to the extent that the divisions and the fitting together arise spontaneously, without pretext. In other words, to the extent that there is a stranger in my head arranging things for me.Of course, I divided the poem in three parts. I chose the word lucky. • I have a real birthmark: a large red one on my outer left thigh. When I was a child, my mother referred to it as a “strawberry mark,” with seeming affection. Was that some kind of trick? Because of what she called it, the mark has never troubled me.// I didn’t mind having small breasts either, though in that case there were negative terms attached. Flat-chested, etc. But gender is the birthmark which has bothered me. When I was a child, Marilyn Monroe was the Sex Queen. I know people feel kindly toward “Marilyn,” but I saw something horrific in her act. Brilliantly horrific, maybe. She turned a magnifying glass on the problem. Those unwieldy bosoms held together by the weak “spaghetti straps.” Tee-hee. Something was inadequate. The squeaky little girl voice would never be able to articulate all that matter. No mind could get around it. So she would be a stranger to herself (and what could be more embarrassing or exciting)? Was someone ever lucky! We watched her pretend to pretend to be transfixed in the highbeams of our little girl stare. Funny how you can be excited without fitting in anywhere. But I’ve gone off on a tangent when what I wanted to do was swallow my own pretext.

de Veil (2001):

Velo

La muñeca me dijo
que existiera.

Dijo: “Hipnotizate a vos misma.”

Dijo que el tiempo sería
paralizado.

Ahora el optimista

ve un roble
sacudirse

y una chica pasa zumbando
en una bicicleta

con un sentido de suspenso
agradable.

Ella se ajusta
con prestidigitación.

Yo también
soy una segmentalista.

Pero dejé caer
más que un montón

de provisiones o libros

escaleras abajo
en una estación de tren.

Una conocida dice
que se tiñe el pelo

para que la gente la ayude
cuando eso suceda.

Para refutar su argumento,
tengo que despertarme

y recordar mi propio pelo
ya teñido.

Como mentalista
debo sufrir

un lapsus

y después repetirme
en un juicio a ciegas.

Debo escribir
chistes que sólo yo
puedo oír

y sólo después
de haber muerto.

Veil: The doll told me/ to exist.// It said, “Hypnotize yourself.”/ It said time would be// transfixed. • Now the optimist/ sees an oak/ shiver// and a girl whiz by/ on a bicycle// with a sense of pleasurable/ suspense.// She budgets herself/ with leafy// prestidigitation.// I too/ am a segmentalist. • But I’ve dropped/ more than an armful// of groceries or books// downstairs/ into a train station.// An acquaintance says/ she colors her hair// so people will help her/ when this happens.// To refute her argument,/ I must wake up// and remember my hair’s/ already dyed.// As a mentalist,/ I must suffer// lapses// then repeat myself/ in a blind trial.// I must write/ punchlines only I/ can hear// and only after/ I’ve passed on.